5 de octubre de 2009

CUENTO: DEFENDIENDO EL MEDIO AMBIENTE


Hola, mi nombre es

Jack Morales Ríos,

soy un gran soñador, me gusta hacer deporte, como nadar y jugar básquet.
Además me gusta mucho dibujar y pintar.

CUENTO: Defendiendo el Medio Ambiente

Decía una vez que un papá heredó a su humilde hijo 105 acres de todo un bosque natural, excepto una pequeña cabaña, y en el bosque habían cuatro arroyos y dos cascadas y ahí él y su esposa vivieron. Un día vio el Señor que donde terminaba su territorio había una fabrica de desechos tóxicos y ese día nació su hijo; entonces el Señor sabía que su hijo no debía respirar un feo humo toxico, entonces fue a habar con ellos y le hicieron caso y lo votaron.

Paso un buen tiempo y el niño ya era joven como un joven de 20 años, tenia su novia, su padre había intentado todo, menos un juicio pero ya era muy viejo para esas cosas, entonces le pidió a su hijo que lo haga, pero para entonces ya todo el bosque estaba contaminado.

Entonces su hijo, primero lo pensó, atacar de frente no lo hizo, porque su miedo vencía a su valentía y paso días, meses y el bosque se contaminaba más y más, hasta que un día su padre murió y el heredó todo, con la situación de que siempre haga el juicio, entonces una noche el chico soñó que habían contaminado todo el terreno y vio también como su cabaña se podría. Por la mañana al despertar vio en el periódico que otra fábrica igual a la que estaba al lado del terreno había distraído otro terreno e investigó que un señor hizo un juicio y había perdido porque la fábrica era rica y su oponente no, pero el señor también era rico, entonces el Señor lo pensó e hizo el juicio, al principio fue muy difícil, pero con un buen abogado lo logro. El señor de la fábrica, arrepentido por toda las plantas que había matado no tuvo otra idea mejor de dar dinero para que arreglaran nuevamente el terreno malogrado, el bosque. Al tiempo este señor se convirtió en socio del dueño del terreno y juntos tuvieron una nueva empresa, una empresa de plantas y flores hermosas.

Después el Señor del terreno vio que su hijo creció y fue empresario como él. Este hizo su empresa de reciclaje.